Punto G

ghada-amer-3

Obra de la artista egipcia Ghada Amer

 

Tradicionalmente se conoce el Punto G como una área sensible localizada sobre las 12h alrededor de la uretra, detrás del pubis, a pocos cm de la entrada vaginal, que al ser estimulado puede producir sensaciones intensas. No existe sin embargo un consenso generalizado ni en cuanto a su localización ni en lo referente a su existencia manteniéndose hasta nuestros días el enfrentamiento entre la idea de su presencia objetiva y su inexistencia como estructura distinta. Mientras algunos estudios alegan que su existencia no está comprobada y que es de carácter subjetivo, otros declaran haber hallado evidencias fisiológicas de él.

Gräfenberg realizó investigaciones alrededor del sistema genital femenino, el orgasmo y la eyaculación femenina, y es famoso sobre todo por sus estudios del punto G. En 1950 localizó una zona erógena situada en la pared vaginal anterior denominada en su honor por Addiego en 1981 como Punto de Gräfenberg o punto G. Sin embargo, su teoría no se popularizó hasta publicarse en 1982 El punto-G y otros descubrimientos sobre la sexualidad humana”por Alice Kahn Ladas, Beverly Whipple y John Perry. El libro, que fue publicado en más de 16 idiomas y vendido más de un millón de copias, nace de la curiosidad de la por entonces joven enfermera Beverly Whipple en mujeres que supuestamente tenían incontinencia urinaria. Descubrió que algunas mujeres expulsaban un líquido al estimular una zona de la pared vaginal. Su intención era ayudar a conocerse y sentirse mejor a estas mujeres, era acabar con las innecesarias operaciones quirúrgicas que algunxs expertos recomendaban ante lo que ellos consideraban una anomalía. Sin embargo esta meta inicial se desvirtuó con el desbordado éxito y el mal uso de la prensa que provocó que la ciudadanía se sintiera fascinada, más bien obcecada, con aquel mágico punto. La moda recaía en encontrar insistentemente el dichoso Punto G, un punto? que haría sus vidas sexuales maravillosas. Las expectativas de lo que suponía este punto se instaló de forma generalizada provocando frustraciones en quienes no lograban hallarlo. Además existía el recelo de que nuevamente la penetración y el coito cobraran excesiva significancia en un contexto de relativo avance feminista de liberación sexual femenina. Asimismo, el desacuerdo entre las expertas alrededor de su existencia no cesa. Helen O’Connel y sus colegas nos explican que tal y como muestran sus hallazgos en los cadáveres y en la RM (resonancia magnética) “ no existe ninguna estructura adicional independiente de los bulbos, glande del clítoris, la uretra y la vagina que pudiera ser considerado como el punto G”. La obstetra y ginecóloga Odile Buisson por su parte declara que se trata de un área de la vagina unida indirectamente con el clítoris. También Beverly Whipple reconoce, ante tanta disputa y en vistas de la magnitud que estaba alcanzando, que el punto G no es en realidad un punto o botón específico con poderes sobrenaturales, sino más bien una zona vaginal con mayor sensibilidad: “El orgasmo en las mujeres está en el cerebro, se siente en muchas regiones del cuerpo, y puede ser estimulado de muchas regiones corporales, así como desde la sola imaginación”. Hacia el 2011 el Journal of sexual Medicine publicó los resultados de la investigación del científico Barry Komisaruk donde se demostraba que la estimulación vaginal activaba zonas de la corteza sensorial distintas a la que activa la estimulación del clítoris, que “la estimulaciónde la vagina, el cuello del útero y el clítoris activa tres sitios distintos y separados en la corteza sensorial. Las tres representaciones se agrupan en la misma región de la corteza sensorial, al igual que la estimulación de los genitales de los hombres activa zonas de esta área. Para nosotros lo que sí fue una sorpresa es que la autoestimulación del pezón activa no sólo la región de la corteza sensorial que esperábamos, sino que también activa las mismas zonas que la región genital, lo que explicaría por qué algunas mujeres pueden tener orgasmos a través del tocamiento del área mamaria”. Por su parte, el endocrino italiano Emmanuele Jannini, considera que existe el llamado punto G y que alcanzar orgasmos relacionados con éste obedece a la posición y tamaño de los órganos sexuales. Aunque también opina que “una mujer debe tener el mejor entendimiento de su cuerpo, quién es, la estructura de su cuerpo, las posibilidades que su cuerpo le ofrece…, pero no debe andar buscando el orgasmo del punto G en algo parecido a una carrera, un juego, o como un deber”.

Ghada+Amer+6

Obra de Ghada Amer

Para terminar este breve texto sobre el punto G, y aunque reconozco que soy más partidaria de las versiones que apuntan a que los orgasmos asociados al punto g vaginal son en realidad producto de la estimulación indirecta del clítoris, no me parece tan decisivo el hecho de que el punto G exista como un punto concreto, o como una zona sensible en conexión con el clítoris, que directamente no exista, que esté localizado un poco más allá o aquí, etc. La tarea que creo acuciante es abandonar los discursos que controlan y patologizan nuestros cuerpos y deseos, las creencias rígidas que cercenan nuestras especificidades. En concreto, me inquieta el tema, que desarrollaré próximamente, sobre el aumento de mujeres sometidas a procedimientos quirúrgicos con fines más bien estéticos. El tratamiento de la amplificación del Punto G con ácido hialurónico, por ejemplo, que algunas clínicas, también en el estado español, ofrecen para aumentar la sensibilidad, al igual que otras operaciones quirúrgicas como el rejuvenecimiento vaginal o revirgenamiento, no están indicadas médicamente ni está garantizada su seguridad ni efectividad, además de que son innecesarias y responden en la gran mayoría de los casos a motivos cosméticos sexistas. Lo importante es que cada una escuche y disfrute su cuerpo, que compartamos experiencias y opiniones para aumentar el conocimiento de nuestras sexualidades. No sucumbir a los almidonados patrones sexistas y androcéntricos, y gozar, no dejar nunca de gozar.

 

Bibliografía:

.Video sobre Beverly Whipple y el Punto G.

http://www.dailymotion.com/video/xz25v1_el-punto-g-beverly-whipple_school

. Video sobre Emmanuel Jannini y el punto G.

http://www.dailymotion.com/video/xz7hzu_el-punto-g-emmanuele-jannini_school

. http://www.taringa.net/posts/femme/14546158/A-vueltas-con-el-Orgasmo-Vaginal.html

. G-Spot From Wikipedia, the free encyclopedia

 

Itxasne Gaubeca Vidorreta. Formadora d’Educació Sexual i Agent de Prevenció de Violències de Gènere. Activista feminista licenciada en sociología. Impulsora del proyecto Gogara desde 2012. Puedes mantenerte en contacto conmigo,  vía Facebook, Twitter  o escribiéndome a gogaratallers@gmail.com

Cómo citar este artículo:

 by-nc-sa.eu_petit

Galeria | Aquesta entrada s'ha publicat en Clítoris, Mujeres, Placer, Sexualidad i etiquetada amb , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s